El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, anunció hoy que suspende toda su agenda durante dos semanas y estará aislado en su residencia, ya que tuvo contacto el pasado martes con alumnos de una escuela lusa en la que se ha detectado un caso de coronavirus.

El Gobierno de Portugal anunció la pasada noche la suspensión de visitas a hospitales, residencias de mayores y prisiones en la región norte de Portugal, donde están 20 de los 25 casos registrados hasta el momento.

Diecisiete de los enfermos están internados en el Hospital Hospital de São João, de Oporto, que en las últimas horas pidió refuerzos.

Además del colegio de Idães (norte), también se han cerrado la facultad de Farmacia y el Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar de la Universidad de Oporto y el curso de Historia de la Universidad do Minho, también al norte del país.