¿Por qué las calabazas son un símbolo de Halloween?

0
55

La noche de brujas alberga diferentes costumbres y una de ellas es colocar calabazas talladas con alguna fuente de luz dentro para simular una linterna.

La leyenda de Jack O’Latern es una leyenda irlandesa que explica el uso de la calabaza labrada con un rostro y una luz en su interior cada 31 octubre en múltiples países.

La fábula expresa que en una noche de brujas un pendenciero irlandés con fama de borracho, tacaño y estafador  llamado Jack, fue visitado por el diablo mientras bebía en una taberna, éste venía a reclamar su alma debido a sus pecados. Jack aceptó ir, pero antes le  pidió poder tomar un último trago.

El diablo se convirtió en una moneda para pagarle al camarero y Jack la tomó rápidamente guardándola en su bolsillo junto a un crucifijo que poseía, de este modo evitó que el demonio pudiera volver a su forma original y no le dejó escapar hasta que le prometiera no pedirle su alma en diez años.

Transcurrido el tiempo lucifer volvió por lo que consideraba suyo, el alma del irlandés, quien aceptó ir de forma voluntaria a su destino diciendo:

-Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol, por favor?

El diablo pensó que no tenía nada que perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero Jack había tallado una cruz en el tronco. Entonces éste quedó atrapado por segunda vez, y a cambio de retirar la corteza donde se encontraba el tallado fue obligado a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente.

La muerte de este personaje ocurrió unos años después, pero motivado a los pecados acumulados durante su vida como golfo, borracho y estafador no logró obtener un lugar en el cielo. Al arribar al infierno satanás le reconoció inmediatamente, y aterrado con su presencia, le rechazó diciendo que debía cumplir su promesa de nunca tomar su alma.

-¿A dónde iré ahora? Preguntó Jack, y el diablo le contestó: Vuelve por donde viniste y vaga por el mundo de los vivos aunque estés muerto.

El camino de regreso era oscuro y el demonio le lanzó un carbón encendido directamente del infierno para que se guiara en la oscuridad; Jack lo puso en un nabo que llevaba con él para que no se apagara con el viento.

De esta historia nació la tradición, por mucho tiempo la gente usaba Jack O’Laterns o Linternas de Jack, que consistían en nabos huecos con velas encendidas dentro, donde tallaban el rostro del protagonista; eran colocados frente a sus ventanas para ahuyentar al diablo y a los malos espíritus.

Con la llegada de algunos irlandeses a América, los nabos fueron sustituidos por calabazas, que eran más fáciles de encontrar y vaciar. En la actualidad se utilizan como símbolo de Halloween cada 31 de octubre en la noche de brujas, el día donde se cree que las almas tienen permiso de vagar por la tierra al igual que el viejo irlandés, que sigue alumbrando el camino con su linterna por toda la eternidad.

El hombre de esta leyenda es el mismo Jack de la película “Pesadilla Antes de Navidad”, un film dirigido por Tim Burton, quien evitó que Disney realizara una segunda secuela de esta película, pues consideraba que rompería con la pureza de la misma.

DEJA UNA RESPUESTA