La historia del Grand Slam de Salvador con el bate de “Miggy”

0
70

El bate de Miguel Cabrera hizo el sonido que encanta a los aficionados y mandó la pelota a las gradas. Ese madero generó otro cuadrangular, pero éste fue especial, porque terminó siendo con las bases llenas y el principal responsable para que los Reales de Kansas City derrotaran a los Medias Rojas de Boston.


Necesito llamar a Miggy y decirle: ´me puedes mandar algunos bates, por favor´”

Un momento, ¿Kansas City? Sí, porque el artefacto deportivo no fue utilizado en un juego de los Tigres de Detroit, ya que el encargado de llevarlo a la caja de bateo fue Salvador Pérez.

La historia comenzó a finales de mayo, cuando los bengalíes visitaron la casa de los Reales a finales de mayo. Cabrera estaba entrenando su ofensiva y Drew Butera decidió pedir prestado un bate para ver las herramientas de un triple-coronado, dos veces MVP y que terminó cuatro veces con el promedio más alto en la Liga Americana.

El receptor, que liga para un pobre .201 en 8 temporadas, quedó encantado con el bate de 32 onzas que usa Cabrera. “Me gustó para las prácticas porque es pesado. Al día siguiente, me mandó dos, que es bastante genial”, aseguró Butera a MLB.

Salvador Pérez entra en la historia después de tener una mala racha que no le permitía conectar inatrapables en 10 encuentros consecutivos. ¿Existe mejor forma de buscar buena fortuna que con el bate de Miguel Cabrera?

No solo consiguió terminar su slump el pasado martes, sino que sacudió su primer Grand Slam en las Grandes Ligas contra Boston. “Me gustó. Creo que voy a usarlo nuevamente el viernes”, expresó Pérez entre risas.

Cortesía Meridiano

DEJA UNA RESPUESTA