Detenidos en Libia el padre y el hermano menor del terrorista suicida de Mánchester

0
113

Las fuerzas de seguridad han detenido ya a siete personas relacionadas con el atentado del lunes en Mánchester. Tres de ellas son familiares directos del terrorista suicida, identificado por la policía británica como Salman Abedi, de 22 años. Su hermano mayor, Ismail, fue detenido el martes en un suburbio de Mánchester;  Su padre, Ramadan, y su hermano menor, Hashem, de 20 años, han sido arrestados en la capital de Libia, Trípoli. Según un portavoz de la fuerza antiterrorista local citado por Reuters, Hashem estaba vinculado al ISIS, planeaba un atentado en Libia y estaba en contacto y al corriente de los planes de su hermano para atacar el pasado lunes el Manchester Arena.

“Creo que está muy claro que se trata de una red y lo estamos investigando”, ha revelado el jefe de la Policía del área metropolitana de Mánchester, Ian Hopkins, en una comparecencia de prensa. Las fuerzas de seguridad han detenido entre el martes y el miércoles a otras cinco personas en los alrededores de Mánchester; el último, en la tarde de este miércoles en Wigan (a 30 kilómetros de la ciudad), llevaba un paquete sospechoso.

Salman Abedi, identificado por la policía como el terrorista de Mánchester.
Salman Abedi, identificado por la policía como el terrorista de Mánchester.

Además, una fuente de seguridad ha explicado a la agencia Reuters que las autoridades sospechan que “podría haber otros por ahí que ayudaron [a Abedi] a fabricar la bomba”, ya que preparar artefactos como el que usó “requiere un cierto nivel de pericia y competencia”.

Salman Abedi, de 22 años, estaba bajo el radar de los servicios de inteligencia, según informó la ministra del Interior, Amber Ruded. Al parecer había viajado a Arabia Saudí hace un año y medio, y a Libia hace algo menos de dos meses, según declaró su padre a AP. Además, el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, aseguró que sus informaciones también indican que Abedi estuvo en Siria, donde pudo haberse radicalizado.

La investigación se centra ahora en detectar en Reino Unido a los colaboradores que pudieron ayudarle a preparar un ataque con relativa sofisticación: los materiales para fabricar la bomba, el montaje de la misma y la elección del objetivo indican una elevada planificación. El lunes por la noche, Abedi hizo estallar su carga explosiva, transportada en una mochila, en el pabellón Manchester Arena cuando acababa de finalizar un concierto de Ariana Grande. Al menos 22 personas murieron, entre ellas menores de edad, y otras 59 resultaron heridas, 18 de ellas en estado crítico.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció el martes que Reino Unido eleva a “crítico”, es decir, al máximo, el nivel de alerta terrorista tras el atentado de Mánchester. La medida supone que las autoridades del país se preparan para “un atentado inminente”. La ministra del Interior ha informado este miércoles de que se desplegarán hasta 3.800 soldados por las calles del país. Y la policía de Londres ha anunciado que pedirá al Ejército que ayude a proteger lugares estratégicos, incluyendo el palacio de Buckingham, el Parlamento o las Embajadas. La tradicional ceremonia del cambio de guardia en el palacio de Buckingham, residencia oficial de Isabel II, ha sido cancelada, según el Ministerio de Defensa, y el Parlamento de Westminster ha sido cerrado al público. El nivel de alerta era desde 2014 “severo”, el segundo más alto de una escala de cinco. La última vez que se alcanzó el nivel “crítico” fue en julio de 2007, tras un incidente terrorista en el aeropuerto de Glasgow que se produjo un día después de unos atentados con coche bomba frustrados en el centro de Londres.

Mánchester ha amanecido nublado. La ciudad trataba de volver a la normalidad, pero la presencia de agentes armados lo impedía. En la céntrica plaza de Albert Square los vecinos seguían depositando flores, velas y cartas en homenaje a las víctimas.

La ministra del Interior ha manifestado su confianza en las fuerzas de seguridad.  “Sabemos que [el terrorista] era un conocido de los servicios de inteligencia”, ha indicado. Y ha precisado: “Los servicios de inteligencia conocen a mucha gente. Esto no quiere decir que puedan arrestar a todo el mundo que conocen”.

“IRRITACIÓN” POR LA FILTRACIÓN DE ESTADOS UNIDOS

La ministra británica de Interior, Amber Rudd, consideró ayer “irritante” el hecho de que los detalles sobre el atentado de Manchester hayan sido filtrados a los medios estadounidenses antes de ser comunicados oficialmente en Reino Unido.

“La policía británica ha sido muy clara respecto a su intención de controlar el flujo de la información para proteger la integridad de las operaciones, el elemento sorpresa”, aseguró en declaraciones a BBC Radio. “Así que es irritante si se cuenta por otras fuentes y yo he sido muy clara con nuestros amigos de que eso no debe volver a suceder”.

Rudd no quiso aventurar si Estados Unidos abrirá una investigación al respecto “pero puedo decir que son perfectamente conscientes de la situación y que no debería volver a pasar”.

Cortesía El País

DEJA UNA RESPUESTA