Asesinado en México Javier Valdez, el gran cronista del narco en Sinaloa

0
106

La narcoviolencia ha vuelto a asesinar a un periodista en México. Javier Valdez, periodista de Ríodoce, uno de los reporteros que más y mejor ha contado la violencia del narcotráfico en Sinaloa, ha sido disparado a plena luz del día después de que unos hombres interceptaran su vehículo, según las primeras versiones recogidas por el diario en el que trabajaba. Valdez es el sexto periodista asesinado en lo que va de año en México, más de la mitad que el año pasado (11). Desde 2000, han muerto más de 100.

El periodista de Ríodoce, Javier Valdez Cárdenas, fue asesinado hace unos momentos por la calle Vicente Riva Palacio, entre Ramón F. Iturbe y Epitacio Osuna, de la Colonia Jorge Almada”, afirma la escueta nota de la web Río Doce. “De acuerdo a los primeros datos, el también autor de la columna Mala Yerba, conducía un Corolla rojo de modelo reciente, por dicha vialidad, cuando sujetos lo interceptaron y le dispararon”, añade la nota.

Javier Valdez es uno de los periodista más respetados en México en materia de narcotráfico. Su libro más reciente, ‘Narco Periodismo. La prensa en medio del crimen y la denuncia’ aborda el trabajo de los reporteros en medio de la narviolencia.

Hace un mes, cuando el narco arrojó desde una avioneta un cuerpo en Sinaloa, Javier Valdez analizaba en este periódico el aumento de la sinrazón del crimen organizado. Valdez consideraba que la escalada de violencia ha alcanzado niveles similares a los de 2008, cuando los Beltrán Leyva, la familia de Guzmán y El Mayo Zambada, se disputaban el poder. No solo la brutalidad, también la atmósfera en Sinaloa: “Todo es confuso, la paranoia, el no salir de casa, la ausencia de autoridad por complicidad u omisión… La única diferencia es que ahora la violencia se ha desplazado a las zonas rurales de Culiacán, no a la propia ciudad como entonces, cuando se convirtió en una morgue”, aseguraba.

La violencia se ha vuelto a ensañar con Sinaloa después de la extradición de El Chapo, a principios de año. En los dos primeros meses de 2017 se habían registrado más de 230 homicidios, una cifra que analistas de la zona ya dan por duplicada. El aumento de la violencia ha ido acompañado con un recrudecimiento de las formas en que se mata. “Tenemos una generación más violenta de narcos. Ya no basta con matar, hay que mostrar el cuerpo”, aseguraba Valdez.

Cortesía El País

DEJA UNA RESPUESTA