Senzatela salió por la puerta grande en su debut

0
137

El día del debut en las Grandes Ligas es el más importante que tiene cualquier pelotero en el mundo, al menos hasta que gana la Serie Mundial. Las expectativas alrededor de un pitcher son grandes, y más si es el caso de un abridor, quien tiene pautado desde mucho antes cual será ese día en el que sentirá “mariposas en el estomago”, por primera vez en la Gran Carpa.

Ayer fue el día de Antonio Senzatela, quien demostró tener nervios de acero: sacó cinco ceros en su primera presentación como abridor en MLB.

Solo dos hits le pudieron conectar los bateadores de los Cerveceros de Milwaukee a Senzatela, que otorgó tres boletos, pero ponchó a seis adversarios, en demostración de que fue dominante con su plan de pitcheo.

La recta fue el lanzamiento al que más recurrió, y esa es la característica que lo llevó a formar parte de la rotación de los Rockies: su agresividad con la bola rápida. De los 93 pitcheos que realizó 65 fueron rectas, el 70% de los envíos. Dependió durante toda su salida de la lisa, que dejó promedio de 95 millas por hora, y que alcanzó el tope de 96 durante algunos pasajes del juego.

Pero lo interesante del caso es que Senzatela supo dónde ubicar las rectas: fuera de la zona de strike de los bateadores. Por esto recibió tantos batazos hacia el jardín derecho: por la ubicación de los lanzamientos y la velocidad que tenían, que nunca pudieron ser dominados por la toletería de Milwaukee.

De los 15 outs que sacó Senzatela, seis fueron por la vía del ponche y ocho por batazos hacia el sector derecho del campo (cuatro elevados hacia el right fielder Carlos González, y tres rodados hacia el segunda base DJ LeMahieu, uno de esos rollings para realizar un doble play), mientras que ese último out fue un fly al jardín central. Senzatela hizo que los bateadores no se sintieran cómodos en el plato.

En solo dos oportunidades dominaron sus pitcheos y lo conectaron hacia su banda (ambas veces fue hit), en este caso el left field, para Jesús Aguilar (doble) y Eric Thames (sencillo). Gran apertura de Senzatela, quien se convirtió en el tercer abridor criollo en debutar en las Grandes Ligas, y lanzar por cinco o más episodios, sin permitir carreras, y ponchar a seis o más rivales.

Luego de que Eduardo Rodríguez lo hiciera en 2015 contra los Rangers, y Carlos Enrique Hernández en 2001 ante los Piratas de Pittsburgh.  Desafortunadamente, para Senzatela, no se pudo quedar con la victoria, y se fue sin decisión, pero quedó claro que superó un obstáculo más en su corta carrera, y gana créditos para afianzarse en la rotación de los Rockies de Colorado.  “Lloró al enterarse de que iba a ser abridor y entonces nos dimos un gran abrazo”, dijo su mánager, Bud Black.

Cortesía Meridiano

DEJA UNA RESPUESTA